Arena y sal

Arena y Sal

Arena de Sílice

La arena de sílice se emplea en los elementos de filtración de las piscinas, dado que es un material con una gran resistencia a los productos químicos y es insoluble en el agua. Todo ello hace que la arena de sílice sea el elemento ideal para filtrar el agua de las piscinas.

¿Para que se usa la arena?
Para tener el agua de la piscinas en perfectas condiciones es necesario llevar una serie de tareas de mantenimiento que consistes en utilizar los tratamientos químicos pertinentes para eliminar las bacterias y microorganismos y por otro lado debemos realizar los procesos de filtración con los que conseguiremos retener toda la suciedad que hay en el agua para su posterior eliminación.

¿Cuando cambiar la arena de la depuradora?
Depende del tamaño de tu piscina y las necesidades de limpieza de la misma. Hay piscina que requieren más ciclos de depurado que otras, ya sea por su uso o por la localización en la que se encuentran.
Para saber cuando cambiarla podemos fijarnos en varios factores:
– Podemos abrir el filtro y observar que la arena ente suelta, limpia y esponjosa.
– Si el filtro dispone de manómetro y este indica una alta presión, aún habiendo realizado lavados y enjuagues, es un síntoma de que debemos cambiar la arena del filtro.

El no cambiar tu arena del filtro puede llevar a que pierdas el buen estado del agua de tu piscina y que tengas que cambiarla, cosa que te acarreará un coste mucho más elevado que un saco de arena de sílice.

 

Sal - Cloración salina

Si has escogido la cloración salina para tener tu piscina limpia, debes tener en cuenta que todas las sales que encuentres en el mercado no son iguales y que a la larga puede llegar a ser relevante en los efectos sobre el agua y sobre el equipo de cloración que usas.
El factor más relevante que tienes que tener en cuenta a la hora de escoger sal para tu piscina, es que cuanto más limpia este la sal, más limpia estará el agua y tus equipos de cloración sufrirán menos.
El proceso fundamental de la cloración salina consiste en trasformar la sal en cloro, pero si la sal lleva suciedad o sedimentos, esa suciedad no se convertirá en cloro y si en suciedad en el fondo de tu piscina. Cuanto más pura y limpia sea la sal, mejor será, pero esto influirá a su vez en el coste de la misma. Las diferencias de precio entre una sal pura y limpia y otras no tan puras, no son muy notorias, por lo que casi siempre merece la pena un sal de calidad.

Hoy en día podemos encontrar varios tipos de sal en el mercado, las más habituales son la sal marina, que es la opción más básica que se suele emplear para el primer uso y la sal vacuum, la podemos encontrar en varios formatos: pastillas, píldoras… es una sal fina deshidratada con una mayor facilidad de disolución.

¿Tienes dudas?

Ven a visitarnos o llámanos y te asesoraremos